Historia de la comida instantánea

La comida instantánea nace de la idea de poder comer adecuadamente en un corto periodo de tiempo, ya que comer bien y rápido es muy difícil de lograr. El “Fast Food” o comida rápida se ha hecho un hueco en el mercado.

¿Sabes cómo se originó la comida instantánea?

Esto cumple con las necesidades del consumidor que ve como el poco tiempo del que dispone no es suficiente para prepararse él mismo la comida, a esto hay que añadir los sabores adictivos que tiene este tipo de alimentos y que los hace apetecibles a cualquier hora del día.

Este tipo de comida suele estar compuesta por hamburguesa y patatas fritas.

También podemos encontrar la “comida efímera”, un nuevo estilo de interpretar la gastronomía que va acorde al estilo de vida millennials para que puedan comer durante sus rutinas laborales, ya que no poseen un horario establecido para almorzar.

A la comida instantánea se le conoce como sopa barata, comúnmente llamadas “sopas chinas”, a pesar de que la comida no tiene nada que ver con este país.

Los primero sobres de comida instantánea datan de los años 50 y es gracias al japonés Momofuku Andō And, quien es considerado un héroe nacional, gracias a lo que se considera el mayor invento del siglo XX en Japón.

Noodle comida instantanea

Su interés en crear este sobre lleno de especias y noodles deshidratados fue para combatir la carencia de alimentos de aquella época. Su inspiración proviene de las sopas tradicionales de China, conocidas como Rāmen.

La comida instantánea nos permite disfrutar de un almuerzo o cena rápidamente y es la comida preferida de estudiantes o aquellos que viven solos.

Podemos encontrar variedades tanto en la forma de prepararla como en el contenido. La más común de todas es la que solo tienes que verter agua caliente para tener un plato rápido y nutritivo.

Cómo surgió la idea de los Chikin Ramen

Nacido en Taiwán en 1910 pero nacionalizado japonés, Momofuku Andō en sus primeros días en Japón trabajó en diversos negocios, los cuales no tuvieron mucho éxito.

Estuvo arrestado durante dos años por evadir impuestos, provocando la pérdida de sus empresas de textiles.

Andō se encontraba en la ruina después de toda esta mala racha, cuando invirtió en una productora de Sal ubicada en Osaka, siendo allí donde nacería la idea de los fideos instantáneos. Con un Japón devastado aún por la segunda guerra mundial, la falta de alimentos era inmensa y con ello un nivel de pobreza extrema. 

Este pensó en la idea de vender fideos condimentados, con gusto y rápidos de preparar al ver que solo se podía comer por aquel entonces fideos sin sabor y color.

El problema principal era cómo preparar los fideos, evitando que perdieran su textura y cuerpo. Con ayuda de una máquina de fideos vieja y un wok, comenzó a realizar varios experimentos que lo llevarían hacia el éxito.

A los 48 años de edad y en el año 1958, Andō lanza al mercado su primer paquete de ramen precocido, que era conocido como Chikin Ramen por su sabor a pollo.

En sus comienzos fue un producto algo caro, pero a medida que fue creciendo su fama se convirtió en el almuerzo predilecto de la población japonesa, por lo que el precio fue bajando.

Tres minutos era lo que se necesitaba para degustar este tipo de sopas y eran esos tres minutos lo que la tecnología dictaba sobre cuánto debía durar la preparación de la comida.

El ingrediente que le dio valor fue el pollo, ya que el pollo evitaba problemas religiosos en las distintas partes del mundo, al no existir cultura o religión alguna en donde comer pollo estuviese prohibido.

Los Cup Noodles

Andō comenzó a pensar en cómo lograr que su producto fuese consumido sin la necesidad de usar utensilios extras.

Fue entonces cuando logró dar con su producto más famoso, los Cup Noodles, lanzados al mercado en 1971. Su preparación era muy simple, comida instantánea dentro de un recipiente impermeable que tan solo necesitaba de agua caliente para poder disfrutar de unos ricos fideos.

La inspiración para crear el envase de poliestireno le llegó cuando observó cómo era consumido el ramen en el extranjero, ya que allí partían el bloque de ramen, lo colocaban dentro de un bol y vertían agua sobre él.

ramen

A parte de esto usaban tenedor y no palillos para llevárselo a la boca, por lo que creó este envase que iba de estrecho a ancho de forma ascendente, haciéndolo ideal para la preparación y conservación del calor.

El mecanismo de consumo era tan fácil que solo necesitaba de unos minutos para que estuviera listo. Simple, eficiente y de bajo precio, los pasos adecuados para una idea millonaria.

El ramen se convirtió en una comida instantánea de consumo mundial, llegando a tener una demanda de 98 millones de envases vendidos en el año 2007. En comparación a cualquier restaurante japonés, el Chikin Ramen puede comprarse por menos de un euro, una tercera parte del costo de una sopa ramen en los restaurantes.

Sin duda alguna, el negocio de Momofuku Andō es digno de admirar. Las adversidades siempre estarán presentes cuando se comienza con un proyecto, aunque esto puede usarse como motor para avanzar.

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.