4 Técnicas de natación

persona-nadando-1200x675

Dentro del mundo deportivo, la natación ha llegado a posicionarse entre las actividades más completas, convirtiéndose en un deporte que logró extenderse a nivel global y cuya evolución, con el paso de los años, ha permitido el desarrollo de diversos estilos o variantes de nado.

Y si deseas descubrir cuáles son las principales técnicas de natación que existen, lo mejor es que no dejes de leer.

Top 4 de las principales técnicas de natación

La natación supone una buena alternativa no solo en lo relativo al entrenamiento cardiovascular, sino también para bajar de peso y para tonificar los músculos, de igual modo resulta una gran opción debido a que logra inhibir considerablemente los impactos causados por la mayor parte de las actividades físicas.

Este deporte, asimismo, cuenta con varias técnicas a la hora de practicarlo, y entre las más conocidas suelen estar las siguientes:

1. Técnica de crol

El crol, igualmente conocido como estilo libre, se encuentra entre las técnicas más populares de natación, destacando por ser la favorita de casi todos los nadadores. Se caracteriza por ser la primera técnica que se enseña a los niños que comienzan a practicar este deporte.

Cabe decir que si bien esta técnica pudo nacer por puro instinto de supervivencia, dado que se trata del estilo más parecido al que utilizaría cualquier persona al evitar ahogarse e intentar llegar a la orilla, su estandarización fue gracias a John Turdgen.

Este se encargó de estudiar los movimientos realizados por los aborígenes australianos mientras nadaban, lo cual le permitió tanto tipificarlos como perfeccionarlos con el fin de aplicarlos en entrenamientos y competiciones.

Con esta técnica los nadadores se colocan boca abajo de forma vertical /horizontal dentro del agua, y realizan brazadas alternas usando ambos brazos. Al mismo tiempo, llevan a cabo ciclos de patadas que le ayudan a conseguir el impulso y velocidad necesarios.

Además de consistir en la técnica de natación más conocida, el estilo libre también se distingue por ser la más rápida, por lo que no es de sorprender que la mayor parte de los récords mundiales hayan sido alcanzados usándola.

2. Técnica de pecho

Igualmente denominada brazada, la técnica de pecho también se caracteriza por ser muy primitiva, debido a que sus movimientos son similares a los que haría una persona por instinto de supervivencia al estar en el agua.

Sin embargo, al desarrollar su entrenamiento y especialmente al utilizarla dentro de competiciones, la brazada podría resultar muy compleja y también bastante agotadora.

En este caso, consiste en un estilo de nado muy lento, en el cual los nadadores se colocan en posición ventral al mismo tiempo que mueven tanto los brazos como las piernas simultáneamente, manteniendo tanta simetría como sea posible.

De este modo, los brazos suelen crear una especie de círculo el cual comienza en la unión de las manos, y que va del pecho de los nadadores hacia afuera, logrando de este modo impulsarse dentro del agua.

A la vez, las piernas se van contrayendo y estirando horizontalmente para facilitar el desplazamiento.

Así, dentro de esta técnica de natación, tanto la brazada como la patada comparten de forma proporcional la propulsión de los nadadores, lo que quiere decir que ambas poseen la misma importancia para poder usarla de forma adecuada.

Es apropiado mencionar que después de diversas regulaciones realizadas por la Federación Internacional de Natación, la técnica de pecho se ha iso perfeccionando, llegando al punto en que tiene cierta similitud con diversos aspectos propios de la técnica de mariposa.

3. Técnica de espalda

Otro estilo de nado muy popular consiste en la técnica de espalda. En esencia, se trata de aplicar la técnica de estilo libre, pero de forma inversa, o dicho de otro modo, tomando una posición boca arriba en el agua.

Como su nombre indica, esta técnica requiere que los nadadores se mantengan sobre su espalda, y que no lleguen a girar más de 90° sobre su eje longitudinal.

Además, se trata de un estilo que no presenta mayores problemas en cuanto a mecánica respiratoria, ya que la cabeza de los nadadores se mantiene fuera del agua en todo momento.

Los movimientos propulsores se caracterizan por ser parecidos a los de la técnica de crol, razón por la cual se le suele conocer igualmente como “crol de espalda”.

Y si bien en este caso los nadadores no necesitan contar con un tiempo determinado para respirar, dado que su cabeza no se sumerge en el agua, lo cierto es que el ritmo que usa la mayor parte de ellos suele consistir en inspirar con el movimiento de un brazo, y espirar con el movimiento del otro.

4. Técnica de mariposa

Finalmente, la técnica de mariposa también se distingue por ser una de las más conocidas, destacando igualmente por ser la más moderna, complicada y extenuante, además de ser la segunda técnica más veloz después del estilo libre.

Por eso, y por exigir bastante fuerza en los brazos al igual que una gran coordinación, suele ser muy complicada de aprender para los nadadores principiantes.

En este caso, los nadadores se colocan en posición ventral, y realizan brazadas y patadas similares a las que se llevan a cabo con el estilo de crol, aunque se diferencian por hacerse simultáneamente en lugar llevarse a cabo de forma alternada.

Acerca de Little Jhon
Humilde y amante de la vida.

No hay comentarios. ¡Deja el primero!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.